Attualità

Uruguay
04.01.2021

La Hoja de la Ticinese - Enero 2021

                                              

                                                     LA HOJA DE LA TICINESE


                                                                                                                                     Enero 2021
 

Iniciamos La Hoja con los primeros cumpleaños del año 2021


Enero:
7 - Graciela Pessina
9 - Agustín Prat
13 - Gladys Martínez
14 - Danilo Maytía
15 - Francisco Braceras
21- Luis Silvio Croci
27- Alba Holenweger
28 -María Luz Morosoli
¡Muchas Felicidades a todos!


Presencialidad en el saludo de Fin de Año 2020.

La brillante idea de Renée Fernández Vittori de distribuir a los asociados una bolsita de galletitas de Navidad como forma de despedida de este año particular, cumplió ampliamente su cometido. Renée cocinó las galletas, las embolsó y varios socios se ocuparon de repartirlas a los domicilios accesibles en Montevideo.
Fueron muchísimos los saludos de despedida de año recibidos por la Comisión Directiva agradeciendo la tentadora “sorpresa”.

 

Se inauguró la restauración del primer mural del artista suizo Martino Perlasca en la Catedral de San José de Mayo.

Compartimos el resumen de la noticia publicada en el diario « El País » sobre la restauración de un mural del pintor “ticinese” Martino Perlasca.
La restauradora Claudia Frigerio, encargada de la tarea, comenzó con la primera de las 18 obras de Perlasca : el “Ángel Pasionario que porta la Corona de Espinas”.
Creado en la década de 1890, pocos años antes de la muerte del artista, el mural realizado sobre una tela de algodón cobró nuevos colores gracias a su restauración.

En esta iglesia está a la vista el mayor acervo de Perlasca en el país: cuatro ángeles de la Pasión de grandes dimensiones, los retratos de los 12 apóstoles, de dimensiones más pequeñas; un gran mural de la Resurrección de Cristo de 5 metros por 4 y otro del Bautismo de Jesús.
Las obras no fueron hechas en Uruguay porque Perlasca volvió a Suiza para radicarse en su pueblo natal, Morcote. Primero las expuso en Suiza, donde fueron ponderadas por la crítica. Fueron señaladas como “las mejores obras de Perlasca”. Luego él hizo que cruzaran el océano Atlántico.

“Sabemos que son pinturas muy delicadas, muy sensibles a la humedad y a la temperatura. Eso ocasionó que la obra – refiriéndose a la del Ángel Pasionario que porta la Corona de Espinas - comenzara a desprenderse del soporte", señaló la restauradora.

La pictórica pieza no tenía base de preparación, se había desprendido en varias partes de la superficie. Además, estaba muy sucia y manchada, lo que “cambiaba la estética de la imagen”.
La peor parte del deterioro se debió a los cambios registrados en la humedad y temperatura del ambiente. La obra está ubicada en un lugar de culto donde circulan personas, en un edificio que había presentado problemas de humedad en la cúpula y que no tiene los cuidados de un museo. Durante décadas había deformado la tela en “forma de olas”, lo que aceleró el desprendimiento de la pintura.
Eliminación de manchas.
En setiembre de 2019 comenzaron las tareas de restauración, las que en abril del 2020 fueron suspendidas por la situación creada por la pandemia de coronavirus y retomadas a mediados de ese año.

La primera intervención sobre Ángel Pasionario que porta la Corona de Espinas fue la limpieza y la consolidación de la capa pictórica. Lo primero debió ser hecho en seco, puesto que todos los materiales utilizados por Perlasca son susceptibles al agua.

Por la consolidación se logró la recuperación del plano de la obra – la eliminación de las “olas” – y de su unidad estructural, aumentando su resistencia mecánica. Luego se repusieron los faltantes en roturas, rajaduras y lagunas en la tela. “Se rellenan con un estuco tradicional a base de cola animal; se recupera el volumen del faltante para luego hacer una recuperación estética a través de la reintegración del color”. Este paso se realiza sobre una capa de barniz. La última etapa fue la reposición vertical de la tela sobre el muro.

La restauración de Ángel Pasionario que porta la Corona de Espinas fue posible gracias a fondos aportados por la comunidad suiza de Morcote y la Embajada de Suiza en Uruguay. Continúa su compromiso financiero para continuar con otro mural y se sumó la ayuda de la Comisión Nacional de Patrimonio de Uruguay. La idea es conservar las 18 obras que necesitan intervención.